Que el sistema que utilicemos para calentar nuestro hogar o nuestro lugar de trabajo también pueda ofrecernos efectos positivos sobre la salud abre la puerta a una nueva forma de elegir entre un sistema de calefacción u otro. Gracias a los desarrollos de la nanotecnología de los últimos años, creando productos como Evoheat, podemos obtener un calor homogéneo, amigable con el medio ambiente y con valores agregados para nuestro bienestar.

Beneficios de la calefacción radiante Evoheat:

 

  • Mejora la actividad en las células de la piel. Así se consigue mejorar tanto la tersura como la hidratación de la piel.
  • Reduce las contracturas musculares.
  • Reduce el dolor articular y muscular en casos de artrosis y artritis.
  • Tiene propiedades anti-inflamatorias. Cuando disminuye la inflamación disminuye el dolor. Los profesionales de la salud llevan décadas utilizando el calor generado por infrarrojos para tratar dolencias musculares y articulares.
  • Fortalece el sistema inmunológico. Al aumentar la presencia de calcio intracelular se refuerza la actividad de los neutrófilos, que son las células más numerosas de nuestro sistema inmunológico.
  • Contribuye al alivio del estrés. El calor calmante del infrarrojo penetra en los tejidos de la piel produciendo un alivio inmediato de la fatiga.
  • Aumenta la temperatura corporal permitiendo a nuestro organismo recuperar la temperatura superficial de forma más rápida.
  • Mejora el flujo sanguíneo en las extremidades favoreciendo los procesos termorreguladores del cuerpo.
  • Aumenta la intensidad de los ritmos cerebrales facilitando la llegada de glucosa a las células.
  • Disminuye la acidificación sanguínea al favorecer la expulsión de gases y materiales tóxicos del interior del organismo por la fragmentación de los grupos de agua.
  • Contribuye a una eliminación rápida del ácido láctico de los músculos, aliviando así molestias y sensación de cansancio.
  • Reduce de forma notable la sintomatología asociada a los procesos de asma infantil. También disminuye -aunque no anula ni sustituye- la necesidad de terapia broncodilatadora, lo que se puede conseguir una reducción de dosis de medicación, la tos, los ahogos e incluso puede mejorar la calidad del sueño.